Pequeña historia del Club

A finales de los 70 en el Colegio Público de San Pedro y San Pablo se organizaban una gran cantidad de actividades. La Asociación de Padres de Alumnos de la escuela organizaban muchas actividades extraescolares donde casi el cien por cien del alumnado tomaba parte. Igual que ahora, el deporte concentraba la mayor cantidad de participantes. Aquella asociación de padres estaba presidida por un salmantino de raíces pero tarraconense de adopción, D. Alfonso Periáñez, que había formado un gran equipo de colaboradores voluntarios.

 

En esta confluencia de gente, D. José Ángel González "Pepe", se hizo cargo de la sección de voleibol. Un deporte casi desconocido en el barrio por aquella época. He aquí que de pronto este deporte comenzó a destacar sobre el otros. Deportivamente los equipos no iban mal pero lo que más diferenciaba este deportes de otros, era la fidelidad con la que sus participantes continuaban con la actividad año tras año.

 

¿Qué tenía el voleibol que hacía que la gente se "enganchara" de aquella manera? ¿Era la constancia y saber hacer del entrenador? ¿La velocidad con la que se conseguían los éxitos deportivos? ¿La misma idiosincrasia del voleibol? ¿O simplemente que la gente que se juntó para practicar el voley estaban tan bien avenidos que los compañeros de equipo se convirtieron en amigos y viceversa?...

 

Pues bien, el primer éxito notable fue en el año 1982 con el subcampeonato escolar infantil de Cataluña. Los niños y niñas de la escuela se fueron haciendo mayores y el deporte escolar se quedaba corto por la ambición y las ganas de continuar en este deporte que aquellos pioneros mostraban. En abril de 1982 nacía desde la misma Asociación de Padres de Alumnos, el Club Voleibol San Pedro y San Pablo.

 

Los primeros partidos se celebraban en la misma escuela. Pero los diferentes ascensos que el club logró en aquella época requerían de una instalación cubierta. El primer equipo del club, a la vez que seguía entrenando de 10 a 12 de la noche en las pistas del colegio, tenía que jugar como local en Casal del Morell y más tarde en el Nuevo Polideportivo de Campo Claro.

 

Continuaba el progresivo aumento de participantes y se consiguió que bajo el mandato del Alcalde Recasens se proyectara un Pabellón en el barrio de San Pedro y San Pablo. El Alcalde Nadal lo inauguró en 1990 y desde entonces todo cambió ... Se hizo un salto cualitativo y cuantitativo de los participantes, se hicieron varios equipos por categoría tanto en hombres como en mujeres, ¡incluso se creó la sección de Baloncesto!

 

Se subió a Primera División Catalana, y el año siguiente a Primera División Nacional. En tan sólo tres años el equipo ya estaba en la División de Honor del Voleibol.

 

Un fenómeno difícil de encontrar en otro club de barrio de Cataluña.